Características de la novela negra (género policial)

¿Qué es la novela negra?

La novela negra es un subgénero de la novela policial. Se distingue por enfocarse en el mundo del crimen. Asimismo, intenta comprender la ambivalencia del alma humana, la cual está reflejada en los conflictos que enfrentan los personajes y las situaciones que componen la trama.

A diferencia de la novela policiaca, este subgénero destaca por sus argumentos violentos, la denuncia social, y los personajes, que se encuentran en una delgada línea entre el bien y el mal. Además, los protagonistas suelen ser sujetos abatidos y decadentes, que buscan la verdad o lo más próximo a ella.

caracteristicas de la novela negra - detective

¿Por qué se llama así?

El apelativo de “negra” se debe, por una parte, a los ambientes oscuros donde se llevaban a cabo los sucesos en los primeros relatos del género. Sin embargo, se considera que principalmente es consecuencia de la revista “Black Mask”, publicación creada en el año 1920 por H. L. Mencken. Esta revista jugó un papel esencial para su popularización, ya que en sus páginas aparecieron, de manera seriada, varias novelas de escritores muy importantes. Uno de ellos fue Carroll John Daly, quien creó el prototipo del detective privado cínico y callejero. Luego sería desarrollado por autores como Dashiell Hammett y Raymond Chandler.

Elementos de la novela negra

  • Los personajes: Son individuos conflictivos, no necesariamente están encasillados como buenos o malos.
  • El ambiente: Es urbano. Las historias trascurren en dos tipos de lugares: los marginales, como los suburbios, donde vive la gente común; y los lujosos, donde residen los mafiosos, políticos corruptos y similares.
  • La motivación: Resolver el misterio planteado no es lo más importante, sino el móvil y sus implicaciones en la naturaleza humana. Se desarrollan temas como la lujuria, el ansia de poder, la rabia, el odio, la codicia, etc.
  • La trama: El suspenso de la novela policial también queda desplazado, dando paso a una acción rápida y frecuentemente violenta. El interés del lector nace por su deseo inherente de justicia, así como por su empatía con protagonistas y eventos que se asemejan más a la realidad.

¿Evolución de la novela negra?

En sus comienzos, mostraba un entorno asfixiante de miedo, cargado de agresión e injustica. La inseguridad cotidiana y la corrupción política eran partes intrínsecas a la trama. Asimismo, había una fuerte presencia de crimen organizado y gansterismo. Todo esto era un reflejo de la crisis económica que experimentó Estados Unidos luego de la Primera Guerra Mundial y la Gran Depresión.

Actualmente, la novela negra ha evolucionado para explorar aspectos sociales que buscan reflejar distintos mecanismos de poder y explotación, pero sin dejar de lado la violencia. Se desarrollan temas como la emigración, los delitos informáticos, la discriminación, el racismo, entre otros. Muchos la consideran la verdadera literatura social, ya que expone los problemas de nuestra época.

¿Cómo es su lenguaje?

En sus comienzos, no utilizaba palabras rebuscadas ni recursos lingüísticos que complicaran su lectura. Era simple y directo. Manifestaba una latente preocupación social y se distinguía por reproducir la realidad de manera objetiva e incluso vulgar. Esto era consecuencia de su publicación en revistas dirigidas a un público trabajador o proletario.

Muchos aspectos de ese lenguaje se siguen utilizando en estos tiempos. Asimismo, se han implementado diálogos ágiles, que son un reflejo del ritmo cinematográfico actual. El uso de jergas o lenguaje callejero también es común.

Características de la novela negra

Para resumir todo lo que hemos explicado, aquí te dejamos una lista con las características principales:

  • Es un subgénero de la novela policiaca.
  • Se enfoca en el mundo del crimen.
  • Tiene argumentos violentos y se presenta una denuncia social.
  • Pone especial énfasis en la naturaleza humana y sus conflictos.
  • El contexto está definido por la injustica en distintos niveles y ámbitos.
  • Los personajes no son completamente buenos ni malos.
  • Los ambientes más utilizados son los urbanos, tanto los marginales como los de clase alta.
  • La motivación para el crimen está relacionada a la debilidad humana.
  • Utiliza un lenguaje directo con diálogos ágiles.

Principales autores

Uno de los autores más importantes de este género fue Carroll John Daly, ya que en sus novelas se sentaron las bases y estereotipos que le dieron forma. Dashiell Hammett y Raymond Chandler se encargaron de perfeccionar el arquetipo del detective duro y callejero.

Otros escritores relevantes de la novela negra: Jim Thompson, Patricia Highsmith, James M. Cain, Erle Stanley Gardner, Ross Mcdonald y Cornell Woolrich.

En los países hispanohablantes también se pueden encontrar a varios autores de este subgénero, como Víctor del Árbol, Juan C. Corbolán, Francisco Galván, Alicia Giménez Bartlett, Francisco González Ledesma y Juan Madrid, entre otros.


Si quieres tener una copia de este artículo, puedes descargarlo en pdf desde aquí

Características del género policial | Principales autores

El género policial: nociones generales

Es un género literario de tipo narrativo. Existen cuentos policiales y novelas policiales. El género policial se caracteriza principalmente por dos elementos que nunca faltan:

    1. Siempre hay un crimen que parece inexplicable o imposible de resolver.
    2. Siempre hay un personaje (generalmente un detective) que resuelve el caso mediante el análisis y la deducción.

Sus inicios se pueden registrar en algunos cuentos de Edgar Allan Poe, como “Los crímenes de la calle Morgue” y “La carta robada”. Estos relatos, protagonizados por el detective Chevalier Auguste Dupin, ya poseen todos los rasgos característicos del género y dieron origen a la novela policial o detectivesca.

Es un género mayormente urbano. Sus protagonistas nacieron como influencia de los cuerpos de seguridad de las ciudades europeas y norteamericanas que aparecieron a inicios del siglo XIX. De modo que, el personaje principal es un detective o una persona con capacidades afines, que a través del seguimiento de pistas deberá encontrar al autor del delito y develar su móvil.

detective de genero policial

Un poco de historia

Las raíces históricas del género policial se pueden ubicar entre los siglos XIX y XX, cuando era considerado un tipo de “literatura barata”, dado que todo lo concerniente a los crímenes era visto como antiestético, alejándose del ideal artístico de esa época.

Por otro lado, las obras que expresaban inquietud por lo inexplicable, como es el caso de Frankenstein, de Mary Shelley, también jugaron un papel importante, ya que recurrían a la ciencia y la lógica. No obstante, aún faltaba un personaje que, lejos de creencias religiosas y supersticiones, lograra encontrar una respuesta racional.

Esto cambió con la llegada de arquetipos como el detective Auguste Dupin, concebido por Edgar Allan Poe, que luego sería perfeccionado por Arthur Conan Doyle con la creación de Sherlock Holmes. Para resolver cada caso, estos personajes se basaban en el método científico: la observación, el análisis y la deducción. Luego otros escritores se inspiraron en ellos y crearon sus propios relatos y sus propios detectives.

Elementos del género policial

  • Los personajes: Son presentados enalteciendo la ética de cada uno. Por un lado están los “buenos”, que suelen ser policías, detectives, inspectores, periodistas…, y por otro los “malos”: asesinos, ladrones, espías, secuestradores, etc.
  • El ambiente: Como dijimos, el ambiente es urbano; los casos ocurren generalmente en las grandes ciudades. Los primeros relatos se desarrollaban en espacios cerrados; en los actuales, el delito suele presentarse en las calles, donde los espectadores se convierten en testigos útiles para la investigación.
  • La trama: Tiende a utilizar recursos como el suspenso, mediante el cual, el autor puede dosificar la revelación del enigma planteado. De esta forma, la tensión prevalece en todo momento, y el lector mantiene interés hasta que el caso es resuelto en el desenlace.
  • La temática: La palabra “policial” ya nos está diciendo que estas historias tratarán sobre hechos delictivos: robos, extorsiones, estafas, asesinatos, secuestros, etc.

Evolución del género

Como todo género literario, el policial ha evolucionado a la par de los gustos cambiantes de la gente. Los primeros relatos se enfocaban en el argumento, cuya trama era esclarecida a través del método deductivo.

Luego se optó por un costado más psicológico: el detective analizaba meticulosamente a los personajes, su personalidad y convicciones, para así entender mejor las razones del delito y acercarse a su resolución.

Estas últimas décadas han dado paso a un estilo más realista y violento, evolucionando hacia el subgénero llamado “novela negra“. Las escenas sangrientas, las innovaciones científicas y el espionaje se han convertido en recursos muy populares.

Características del género policial

A modo de resumen, a continuación veremos sus características más importantes:

  • Es un género literario del tipo narrativo.
  • Su trama siempre involucra hechos delictivos, como robos o asesinatos.
  • En todos los policiales hay dos elementos infaltables: un delito, en principio inexplicable; y un personaje que lo resuelve gracias a su sagacidad intelectual.
  • Es un género urbano, es decir, que desarrolla su trama en la ciudad.
  • Los protagonistas son casi siempre detectives o personas con características similares.
  • La ética de los personajes principales es muy marcada: los buenos son muy buenos, los malos son muy malos.
  • Los métodos del detective para resolver el caso se basan en la observación, el análisis y la deducción.
  • Utiliza el suspenso para mantener el interés del lector.
  • El objetivo de la trama es encontrar al autor del delito y descubrir su móvil.

Principales autores y sus detectives

Algunos de los más importantes, en habla inglesa: Edgar Allan Poe (su detective era Chevalier Auguste Dupin), Sir Arthur Conan Doyle (su detective, Sherlock Holmes), Agatha Christie (detective: Hércules Poirot), Gilbert Keith Chesterton (“detective”: el Padre Brown), Dashiell Hammett (usó varios detectives, como la pareja Nick y Nora Charles, y Sam Spade), Raymond Chandler (detective: Marlowe), John Dickson Carr (detective: Gideon Fell), Anthony Berkeley Cox (detective: Roger Sheringham), Carroll John Daly (usó varios detectives: Terry Mack, Race Williams, entre otros).

Algunos exponentes en español: Raúl Argemí, Eugenio Fuentes, Francisco García Pavón, Alicia Giménez Bartlett, Paco Ignacio Taibo y Leonardo Padura.

Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares escribieron en colaboración un libro de cuentos policiales, cuyo detective se llamó Honorio Bustos Domecq.


Si necesitas una copia de este trabajo, en este link puedes descargar el artículo en pdf.

Características de la novela | Tipos | Diferencias con el cuento

¿Qué es la novela?

Una novela es un relato complejo, extenso y en prosa. Narra una ficción, ya sea total o parcialmente. Busca entretener al lector, así como incitar a la reflexión o introspección. Esto lo consigue mediante el uso de descripciones de sucesos interesantes y de personajes cuyas pasiones, costumbres y otros aspectos, dan sentido a la trama.

¿Qué extensión tiene?

La narrativa de la novela suele desarrollarse entre 60.000 y 200.000 palabras, aunque la cantidad puede ser mucho mayor. Un ejemplo de esto es En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, una novela que fue escrita durante catorce años y que consta de siete partes. Su versión original tiene más de un millón de palabras.

El hecho de que pueda abarcar grandes extensiones se debe a su carácter abierto, que le permite integrar con gran libertad textos de diferente naturaleza. Así, su contenido puede incluir cartas, leyendas, documentos de distinta índole, poemas, etc. Esto la convierte en uno de los géneros narrativos más complejos y versátiles.

Caracteristicas de la novela - libro de novela - diferencias con el cuento

¿Y los personajes?

La variedad de personajes en una novela es amplísima. Dada la libertad antes mencionada, el autor puede integrar diversas historias entrelazadas entre sí, con uno o más protagonistas.

Los personajes están encargados de brindar realismo y empatía: de este modo, el lector se identifica con el relato. Son el eje a partir del cual se construye una novela, y sirven de hilo conductor para la trama. Pueden asumir el rol narrativo y tienden a cambiar o evolucionar mientras se aproxima el desenlace.

¿Y el narrador?

En la novela puede haber varios narradores, a veces de distinto tipo, y cada uno con un estilo particular. Pueden aparecer en primera, segunda o tercera persona. Su función es ser el emisor imaginario que presenta los hechos, reflexiones y puntos de vista en la historia. No debe ser confundido con el autor, ya que éste se encarga de poner en acción la ficción narrativa, de la cual forma parte el narrador mismo. El autor es la persona que escribe la novela, y narrador es una voz que ese autor eligió para que cuente la historia.

Tipos de narradores

Partiendo de lo antes explicado, podemos identificar qué tipos de narradores son los más usados, y cómo deben ser interpretados. Si bien los narradores en segunda persona son utilizados con poca frecuencia, son característicos de la novela epistolar.

Los narradores en primera persona son aquellos que están involucrados en el relato como uno de sus personajes. A continuación se encuentra una breve explicación de los tipos en esta categoría:

  • Narrador protagonista: Presenta el relato con estilo autobiográfico, permitiendo al lector identificarse con sus pensamientos y acciones.
  • Narrador testigo: Aunque se expresa en primera persona, no cumple el papel de protagonista. Su función es relatar de manera neutral los acontecimientos. Un ejemplo de esto es el Dr. Watson en las novelas de Sherlock Holmes, escritas por Arthur Conan Doyle.
  • Narrador en monólogo interior: es el que narra mediante pensamientos, muchas veces desordenados, veloces y elípticos (tal como se proyectan en nuestra mente). Busca dar credibilidad a los personajes a partir de la forma en que narra. Este estilo es uno de los más difíciles en llevar a cabo, ya que el autor debe ser capaz de representar distintos tipos de personalidades y estados de conciencia.

Por otra parte, están los narradores en tercera persona, que son aquellos que relatan los hechos ocurridos a uno o más personajes pero con una visión externa. Los siguientes son los más comunes:

  • Narrador omnisciente: Su mismo nombre lo dice, es el tipo de narrador que tiene conocimiento absoluto sobre sus personajes (sabe qué piensan, qué hacen, cuál es su pasado, etc.). Es el más indicado para un autor que busca relatar la historia de manera objetiva, evitando implicarse en ella.
  • Narrador observador: Similar al anterior, pero poniendo especial énfasis en la objetividad, que se refleja al no juzgar las acciones de sus personajes en ningún momento. Se puede comparar con una cámara de cine, ya que se encarga de registrar todo lo que ocurre sin intervenir.

Tipos de novela

  • Novelas históricas: Están compuestas por hechos reales que son alterados parcialmente por el autor para dar un sentido artístico a la trama. Su narrativa es precisa y pone especial atención en que los datos expuestos sean reales, corroborables por fuentes confiables. De este modo, consigue un carácter similar al documental.
  • Novelas fantásticas: Se caracterizan por la utilización de elementos, personajes y ambientes que tienen un origen fantástico. Por lo general son creaciones nacidas de la imaginación del autor, o tomando como referencia mitos tradicionales.
  • Novelas románticas: Sus raíces se remontan a la época del romanticismo, y en sus páginas se exploran historias de amor, pasiones y sentimientos afines.
  • Novelas policiales: Son aquellas que se centran en la exposición de un caso enigmático o investigación criminal, que deberá ser resuelto por el protagonista, el cual suele poseer gran capacidad deductiva.
  • Novelas costumbristas: Desarrollan con especial énfasis el modo de vida de un grupo social en concreto. Sus protagonistas son personajes típicos que pertenecen a determinado país o región.

Características de la novela

  • Es una obra literaria en prosa, de gran extensión.
  • Se distingue por su complejidad, y permite la inclusión de textos de distinta naturaleza.
  • Siempre es un relato de ficción, parcial o totalmente.
  • Cuenta con una cantidad variable de personajes, y pueden existir uno o más protagonistas.
  • La narrativa se puede dar en primera, segunda o tercera persona.
  • Hay distintos tipos de narradores, cada uno con características particulares.
  • Pueden desarrollarse varias historias en paralelo y estar entrelazadas entre sí.
  • Según el contenido pueden encasillarse en novelas históricas, fantásticas, románticas, policiales o costumbristas, entre otras.

Diferencias entre novela y cuento

En la novela En el cuento
Pueden desarrollarse varias historias en paralelo, y su extensión llega a superar las 200.000 palabras. La historia es una sola, es corta y explora un suceso central.
La estructura suele ser compleja y puede incluir textos de diferente naturaleza. Su narrativa suele tener una estructura clásica.
Los personajes son muy importantes, y tienden a cambiar o evolucionar mientras se aproxima el desenlace. Se centra en el personaje principal, dando más valor a la historia.
Puede haber muchos personajes, así como varios protagonistas. Solo hay un protagonista y pocos personajes.
Los personajes gozan de gran complejidad, tanto psicológica como emocional. Salvo que sea necesario para el conflicto, no se dan mayores detalles sobre el personaje.
Existen distintos tipos de narrativa que permiten profundizar en reflexiones y análisis prescindibles para la trama. Como es breve, los hechos se plantean de manera precisa y siempre tienen valor para la trama.

Principales novelistas de todos los tiempos

Resultaría imposible hacer una lista justa de los mejores novelistas, porque sería infinita. Pero aquí te dejamos unos cuantos que han escrito novelas famosas:

Miguel de Cervantes Saavedra (conocido como “el padre de la novela moderna” y autor de Don Quijote de la Mancha), Hermann Melville (Moby Dick), Oscar Wilde (El retrato de Dorian Gray),  Franz Kafka (La metamorfosis), J. K. Rowling (La saga de Harry Potter), William Faulkner (El ruido y la furia), Julio Cortázar (Rayuela), Fiodor Dostoievski (Crimen y castigo), León Tolstói (Ana Karenina), Gustave Flaubert (Madame Bobary), Jane Austen (Orgullo y prejuicio), Stephen King (Carrie), Juan Rulfo (Pedro Páramo), Louisa May Alcott (Mujercitas), Bram Stoker (Drácula), Mary Shelley (Frankenstein o el moderno Prometeo), Robert Louis Stevenson (La isla del tesoro), James Joyce (Ulyses), Gabriel García Márquez (Cien años de soledad), Julio Verne (Viaje al centro de la Tierra), Suzanne Collins (Los juegos del hambre), Lewis Carroll (Alicia en el país de las maravillas)…

Si necesitas una copia de este trabajo, puedes descargarla en pdf en este link.

Características del cuento | Diferencias con la novela

¿Qué es el cuento?

Es un relato corto, en prosa, en el que se narra un suceso que puede tener características reales, o fantásticas, o incluso sobrenaturales. Aunque la historia esté basada en hechos reales, un cuento siempre será un texto de ficción.

¿Qué extensión tiene?

Como ya dijimos, es un relato breve. Si hablamos de la extensión mínima, se conocen cuentos de un solo párrafo, incluso de algunas pocas palabras, como en el caso del cuento “El dinosaurio”, de Augusto Monterroso, que consta de sólo 7 palabras. Estos cuentos tan minúsculos suelen denominarse microcuentos o micro-relatos.
Si nos referimos a cuál es la extensión máxima de un cuento, surgen algunas controversias. Algunos especialistas dicen que hasta 60 páginas, otros llevan el límite a 100. Pero estos datos son muy relativos; quien puso un límite más específico fue el escritor estadounidense Edgar Allan Poe, que en un ensayo determinó que cuento es aquel que puede leerse “de una sentada”, es decir, aquel que podemos leer de principio a fin de una sola vez, en algunas pocas horas.
Características del cuento y diferencias con la novela

¿Y los personajes?

Por lo general, en un cuento hay pocos personajes, y principales hay sólo uno, al que se lo denomina “protagonista”. Es al protagonista a quien le suceden los hechos determinantes de la historia. En un cuento no se desarrollan historias paralelas vividas por personajes secundarios, sino que hay sólo una historia principal que ocupa toda la atención, algo así como una columna vertebral donde se sostiene todo el relato.

¿Y el narrador?

Todo cuento tiene un narrador. Es necesario aclarar que en un cuento, el narrador nunca es el autor; el narrador es sólo una voz que el autor ha elegido para contar la historia. Es muy común, por ejemplo, que el autor del cuento sea un hombre, pero que el narrador de la historia sea una mujer, o un animal, o un objeto.
Generalmente, este narrador cuenta la historia en primera o en tercera persona. Algunos autores han experimentado con narradores en segunda persona, pero son casos muy aislados.

¿Qué no puede faltar en un cuento?

Lo que jamás puede faltar en un cuento es un problema, algo que detone una situación conflictiva y que ponga al protagonista en algún tipo de aprieto. Este problema muchas veces irá creciendo a lo largo del relato y paralelamente irá aumentando la tensión del lector.
Si un texto no tiene un problema, entonces tal vez se pueda encasillar dentro de la anécdota, o la estampa, o el ensayo, etc., pero ese texto no es un cuento.

¿Cuáles son las partes de un cuento?

Casi todos los cuentos (con algunas excepciones) contienen tres partes principales: introducción (también llamado “situación inicial”), nudo (también llamado “conflicto”) y desenlace (también conocido como “cierre”).
La introducción o situación inicial: es la primera parte del cuento, unas pocas líneas que muchas veces sirven para que conozcamos al protagonista y el ambiente donde se desarrollará la historia.
El nudo o conflicto: es el cuerpo del cuento, la parte en donde al protagonista se le presenta un problema que debe resolver.
El final o desenlace: es la resolución del conflicto y lo que pone punto final a la historia. Una vez que los hechos alcanzan un punto culminante, la historia se precipita hacia una conclusión que cierra el relato (el héroe salva a los rehenes, o la pareja se separa, o el criminal es atrapado, etc.).
Uno de los elementos frecuentes en el cuento es el desenlace sorpresivo: la trama sigue un hilo aparentemente previsible, hasta que un detalle que al principio parecía poco importante, surge y altera el núcleo de la trama. Esto se hace para provocar asombro y admiración en los lectores.

Tipos de cuentos

La siguiente lista no muestra todos los tipos posibles de cuento, y los estilos nombrados pueden mezclarse:

  • El cuento realista: es el más común, en donde los personajes y situaciones tienen apariencia real. Una historia romántica o histórica son ejemplos de ello.
  • El cuento infantil: está orientado a niños pequeños y contiene gran cantidad de fantasía. Su lenguaje suele ser muy sencillo. Algunos personajes son animales u objetos humanizados, de modo que esta temática se mezcla con la fábula.
  • El cuento fantástico: son ficciones donde los personajes, la acción, o ambos, contienen elementos irreales. A diferencia del cuento infantil, la historia y los personajes son más complejos; no está clara la diferencia entre personajes nobles y malvados. Dentro de este género entran por ejemplo los relatos de horror y los de fantasía medieval (magos y dragones).
  • El cuento policial: es un relato que presenta un crimen misterioso (un asesinato o un robo, por ejemplo) y una persona que se encarga de develar el misterio (muchas veces es un detective o un policía).
  • El cuento de ciencia-ficción: es el que suele incluir elementos relacionados al avance tecnológico, o viajes espaciales, seres extraterrestres, etc.

Características del cuento

Con todo lo expuesto hasta aquí, estamos en condiciones de presentar, a modo de resumen, un listado con las características principales del cuento:

  • Es un escrito en prosa, de extensión relativamente breve, que puede leerse de una sentada.
  • Siempre es un texto de ficción, por más que esté basado en hechos reales.
  • Cuenta con pocos personajes. El personaje principal o protagonista suele ser uno solo.
  • Salvo rarísimas excepciones, el narrador es de primera o de tercera persona.
  • Se enfoca en un solo acontecimiento o suceso principal, a diferencia de la novela, que puede centrarse en muchos.
  • En un cuento, al protagonista siempre se le presenta un problema o conflicto que debe resolver.
  • El cuento se divide en tres partes principales: introducción, nudo y desenlace.
  • En los cuentos tradicionales es usual el final sorpresivo.
  • Dentro del género, existen subdivisiones según sus características. Existen cuentos realistas, fantásticos, sobrenaturales, policiales, infantiles, de ciencia-ficción, etc.

Diferencias entre cuento y novela

En el cuento En la novela
La historia es corta y explota un solo hecho principal. La historia o conjunto de historias ocupa muchas páginas, generalmente más de 100 y algunas pasan las 1000.
La trama es cerrada, es decir, va de un inicio directamente al final. La trama es abierta; se ramifica en distintas historias menores y puede estructurarse de cualquier modo.
Lo importante es la historia en sí misma, aquello que le sucede al personaje. Son importantes los ambientes, los personajes (su psicología), y cómo repercuten en ellos las situaciones que se les presentan.
Hay pocos personajes, y uno solo es el protagonista. Puede haber muchísimos personajes, y varios pueden ser principales.
La descripción suele ser escasa y el pasado del personaje no se desmenuza, salvo que eso sea imprescindible para el conflicto. Se suele abundar en descripciones y en flashbacks (viajes al pasado) para contar el pasado de algunos personajes.
Debido a su brevedad, se exponen los hechos de manera precisa, exacta, y todo cuanto se dice es importante para la trama. La novela puede perderse constantemente en digresiones y hechos irrelevantes.

 

Principales cuentistas de todos los tiempos

El género del cuento ha sido cultivado por infinidad de escritores. Aquí mencionaremos sólo algunos de los más relevantes, antiguos y contemporáneos, y de nacionalidades muy diversas:

Edgar Allan Poe, Antón Chéjov, Guy de Maupassant, Horacio Quiroga, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Agatha Christie, Giovanni Boccaccio, Juan Rulfo, Stephen King, Virginia Woolf, Robert Louis Stevenson, Franz Kafka, León Tolstói, Juan Bosch, Augusto Roa Bastos, Miguel de Unamuno, Charles Perrault, Ray Bradbury, Katherine Mansfield, Conan Doyle, Chesterton, H. P. Lovecraft, Silvina Ocampo, Hans Christian Andersen…

Si necesitas una copia en pdf de este artículo, puedes descargarla desde este enlace.

Características del género narrativo | Cuento – novela – y más

¿Cuál es el género narrativo?

El género narrativo es aquel que se caracteriza por contar una historia en forma de prosa descriptiva. Dentro de una narración puede exponerse una historia real o ficticia, protagonizada por uno o más personajes ubicados en determinado tiempo y espacio.

Tipos de narraciones

Dentro del género narrativo existen diversos tipos de narraciones. Los 6 más frecuentes son:

Cuento: se trata de una narración de extensión breve que puede tener una trama real o imaginaria, o puede ser inspirada en leyendas u otros escritos. Cuenta con unos pocos personajes y su argumento es sencillo y accesible.

Entre los autores más destacados de este género podemos señalar a Edgar Allan Poe, Giovanni Boccaccio, Arthur Conan Doyle, Charles Perrault, Isaac Asimov, H. P. Lovecraft, Ernest Hemingway, Oscar Wilde, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Juan Rulfo, Horacio Quiroga, Anton Chéjov, Guy de Maupassant, Chesterton y Saki.

Novela: a diferencia del cuento, se trata de una narración extensa, en la que podemos encontrarnos con cierta complejidad en su argumento, además de una cantidad indefinida de personajes y de historias cruzadas dentro de la trama principal.

Algunos de los principales cultores fueron Miguel de Cervantes Saavedra, Honoré de Balzac, Dostoievski, León Tolstói, Jack London, Joseph Conrad, Charles Dickens, Julio Verne, Mark Twain, Ray Bradbury, José Saramago, Ernesto Sábado, Albert Camus, Franz Kafka, Alejandro Dumas y Gabriel García Márquez.

Leyenda: es una narración que combina hechos verídicos o naturales, con hechos sobrenaturales, y se transmite entre generaciones, formando parte de las creencias populares de un lugar. Se ubica en un tiempo y lugar conocidos, característica que le aporta verosimilitud.

Por lo general, las leyendas nacen anónimamente, aunque algunos escritores luego pueden darles formas literarias, como en el caso del libro Leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer.

Fábula: se caracteriza por ser una narración de fantasía breve, protagonizada por animales u objetos que representan a seres humanos y se comportan como tales. Este tipo de narración suele tener un fin didáctico y muchas veces, tras el desenlace de la historia, deja una enseñanza para el lector llamada “moraleja”.

Entre los escritores más destacados de la fábula citaremos a Esopo, Jean de la Fontaine, Félix María Samaniego y Washington Irwing.

Mito: es un relato tradicional propio de una zona, que forma parte de las creencias y cultura de una comunidad, al igual que la leyenda, pero en este caso son protagonizados por criaturas sobrenaturales y seres extraordinarios, como dioses, monstruos o héroes.

Un ejemplo sería el libro Los mitos de Cthulhu, de Howard Philip Lovecraft.

Crónica: se trata de una narración compuesta por diferentes hechos históricos narrados en orden cronológico, según el momento en que ocurrieron. Una crónica puede ser narrada en primera o en tercera persona.

Fueron muy famosos los cronistas de Indias, que llevaban a España información sobre la colonización de América. Algunos cronistas famosos fueron Bartolomé de las Casas, Hernán Cortés, Garcilaso de la Vega y Juan de Torquemada.

imagen para ilustrar el género narrativo

A manera de resumen de lo expuesto hasta aquí, dejamos esta lista con las características principales del género narrativo.

Características del género narrativo

  • Es una narración en prosa.
  • Lo que se narra puede ser real o ficticio.
  • Consta de un narrador que cuenta la historia y de personajes que la protagonizan.
  • Existen personajes principales y secundarios.
  • Esos personajes están ubicados en un espacio y un tiempo determinados.
  • Dentro del género narrativo hay distintas clases de narraciones; las más usuales son el cuento, la novela, la crónica, la fábula, el mito y la leyenda.